Originales tipos de imprenta

Con la finalidad de conseguir para los tipos de imprenta mayor duración dándoles mayor dureza y en otros casos lograr menos peso, llevó a nuestros predecesores tipográficos a ensayar diversas clases de tipos. Aquí se detalla algunos de los más significativos.

DE CUERO. Fue M. Chatenet, impresor de Angulema, quien hizo unos tipos de cuero. Las letras eran recortadas y más tarde encoladas sobre un soporte.

DE HIERRO. Una edición de la Biblia fue impresa en Nordhausen (Alemania) en 1848, por M. Muller, sobre unos moldes de hierro. La calidad particular del fosfato de hierro de los minerales empleados permitía conservar en los límites del tipo una perfecta nitidez.

GALVANIZADOS. En 1850, M. Luc Vander, solicitó una patente para un método por él ideado, consistente en recubrir de cobre el ojo de la letra de los tipos de imprenta, por medio de la galvanoplastia, pretendiendo así aumentar extraordinariamente su vida.

CELULOIDE. En 1880 un fundidor inglés intentó moldear unos tipos en celuloide. El costo de la materia y la extraordinaria inflamabilidad de la misma le hicieron abandonar la idea.

PAPEL. En el mismo años, 1880, un norteamericano pretendió hacer tipos de imprenta sobre papel. La pasta de papel era mezclada con parafina; después esta materia se calentaba dentro de las matrices, en las que se moldeaba. No tuvo interés ni éxito.

PORCELANA. En 1882, M. Chaumiel demandó una patente para el procedimiento de tierra cocida y en estuco. Las pastas arcillosas eran moldeadas y después secadas y cocidas, luego de haber fijado en su interior un hilo de hierro.

PIEDRA. En 1884 un diario norteamericano anunció una nueva invención: la fabricación en piedra de los tipos para carteles. La sustancia se componía de piedra artificial fuertemente comprimida en el molde, después endurecida y pulida.

ALUMINIO. En 1889 los diarios alemanes anunciaron que un fundidor de aquel país había logrado encontrar una aleación de aluminio propia para los tipos de imprenta.

PLATA. Por último, y como dato curiosos, Enrique II mediante decreto dado en Chateaubriand, concedió privilegio a Abel Foullon para fabricar tipos de plata, de su invención, para uso de los impresores.

Todo lo anterior ocurría en el siglo XIX, tipos que no he llegado a conocer y menos trabajar con ellos, pero sí  he conocido los de madera e incluso de plástico. Los de manera se empleaban para cartelería, pues por sus tamaños, la aleación más utilizada de plomo, antimonio y estaño, los hacía muy pesados. Los de plástico (también para tamaños grandes) no tuvieron mucha aceptación.