Oficios dentro de la antigua imprenta

EL CAJISTA. Es el alma de la imprenta tradicional, éste ha de poseer un gusto refinado para confeccionar un molde que haga atractivo el impreso a los ojos del lector.

EL LINOTIPISTA. Es la persona encargada de manejar esta complicada máquina llamada "Linotype". Tiene que haber sido con anterioridad cajista de imprenta, ser un perfecto mecanógrafo, conocer la parte mecánica de la máquina, así como poseer una variada cultura.

EL MAQUINISTA o MINERVISTA. Es el intérprete artístico de la imprenta, por la importantísima misión que tiene encomendada, ya que ha de conocer bien la mecánica de la máquina, saber arreglar las formas, conocer bien la composición de colores para embellecer en muchos casos las tintas que emplea en la tirada, dándoles más vida, y ha de saber nivelar bien los rodillos, uno de los más delicados factores para realizar una bella impresión.

EL CORRECTOR. Es el gramático del taller, el hombre que avala el libro, puesto que su misión es cuidar la ortografía y demás reglas gramaticales.

EL ENCUADERNADOR. Es el que con su cuidado y arte termina los libros, dándoles el valor justo, y aun superior, a aquellas obras y revistas que merecen un cuidado especial para su presentación y atracción a la vista.