Las avispas, inventoras del papel de madera

04.02.2018

Las avispas siempre andan buscando madera podrida donde arrancar pedacitos con la boca, como si sacasen pequeñas virutas. El objeto de esta curiosa costumbre en estos insectos tiene cierta relación con una industria completamente diferente a la de la carpintería: con la fabricación de papel.

Como es sabido, la mayor parte del papel que se usa en el mundo está hecho con pasta de madera, si bien no ha sido este matreial el que siempre se ha empleado en la manufactura papelera. Su aplicación constituye uno de los más grandes descubrimientos del siglo XX. Ahora bien, las avispas, no obstante, conocían tal secreto muchos siglos antes y fabricaban este papel, pero nunca lo han utilizado para lo que el hombre lo utiliza, sino para construir sus viviendas.

Para hacer el papel, la avispa mastica las raspaduras de madera a la que me he referido y, mezclándolas con su saliva, forma unas bolitas, que transporta entre sus patas hasta el sitio elegido para instalar sus casas. Una vez que el insecto ha reunido las suficientes bolitas de madera, se pone a trabajar con ellas hasta formar hojas de cartón delgado, pero muy resitente, parecido al papel de estraza en el color y resistencia. Con este material va luego confeccionando los tabiques en su sitio.

He aqui cómo la avispa ha sido la inventora del papel extraído de la madera.