La imprenta en Grecia

04.02.2018

En Grecia, emporio del arte y la cultura en épocas pretéritas, no se introdujo la imprenta hasta principios del siglo XIX, a raíz del movimiento libertador griego contra el yugo otomano Hasta entonces, los rarísimos libros que el gobierno turco permitía circular en Grecia, eran publicados en Viena o en París.

Los griegos encargaron al impresor francés Ambrosio Martin Didot la instalación de una imprenta, que se estableció en Quío, y de donde salió, en 1821, la Gramática griega, en lengua vulgar, del profesor Bambas. Este taller fue destuído por los turcos en 1822.

Al siguiente año, Didot reemplazó el matreia destruído, pero no pudo establecer el taller en Atenas como era su deseo, sino en Hidra, pequeña isla del mar Egeo, lugar en que se imprimió, en 1824, El amigo de la ley. Durante este año el Comité Filohelénico de Londres envió impresores a Misolonghi y a Atenas, pero cundo de nuevo los turcos tomaron la ciudad destruyeron el taller. En 1834, Andrés Koromelas, que se instruyó en las Artes Gráficas en la ciudad de París al lado de Didot, abrió en la capital griega un taller que tuvo una vida floreciente y culturalmente espectacular. Grecia, la patria de Homero, pasó por estas peripecias bélicas llegando a ser de las capitales de Europa la última en gozar de los beneficios del arte de imprimir.