Curiosidades

Felipe IV el censor / El libro en la Edad Media / Imprenta en un circo ambulante / Una imprenta en el mar / Evolución del componedor / Raros ejemplares de la Biblia / ¿El libro más pequeño del mundo? / Antigüedad del periódico / Creador de la prensa diaria en España / La Biblia del Diablo / Lo que puede hacerse con 26 letras / Las avispas, inventoras del papel de madera / Hablas como un libro / 

 

Felipe IV el censor

El esplendor de la tipografía en España, alcanzando las bellezas que trajo consigo el arte del Renacimiento, sufrió una gran decadencia en el siglo XVII, agravada durante el reinado de Felipe IV por su prohibición de imprimir papeles sin licencia, cuya disposición decía así:

"No se estampen relaciones, ni cartas, ni apologías, ni panegíricos, ni gacetas, ni nuevas, ni sermones, ni discursos o papeles sobre materias de Estado ni Gobierno, ni otra cualesquiera; ni copias, ni diálogos, ni otras cosas, aunque sean muy menudas y de pocos renglones, sin examen y aprobación. Madrid, 13 de junio de 1627"

Para los contraventores se aplicaban penas de multa y de destierro; tenían que satisfacer cincuenta mil maravedíes y permanecer durante dos años fuera de su residencia por la primera vez que incumpliesen aquella pragmática, penas que eran aumentadas en caso de reincidencia.

El libro en la Edad Media

La transcripción de los libros era el único medio de dar  conocer los tesoros literarios antes de la invención de la imprenta, práctica que se remonta a los tiempos esplendorosos de Roma y Grecia, donde existían copistas que solían ser esclavos, o personas a quienes se contrataba para que realizasen este trabajo.

En la Edad Media fueron los monjes los que realizaban estas transcripciones, hermoseando más la sobras, debido a que poseían una mayor cultura. En todos los monasterios existía el "Scriptorium", que era el lugar donde se dedicaban a esta labor admirable y por lo general anónima.


Imprenta en un circo ambulante

El Circo Krone, de origen alemán, muy conocido en España por haber actuado en muchas ocasiones, verdaderamente notable por la calidad de sus artistas y la numerosa colección de fieras, en uno de sus vagones tenía instalada una imprenta, en la que se imprimía la propaganda, el billete, los programas de mano así como todos los impresos necesarios para su administración.

Una imprenta en el mar

Como imprenta importante instalada en un barco de la armada norteamericana, cabe citar la existente en el portaaviones USS Yorktown, montada en un espacio de 10 x 6 metros.

Este taller flotante era destinado a la confección de todos los impresos administrativos, un periódico de 8 páginas, cuya tirada era de 2.700 ejemplares así como todo el material correspondiente a los trabajos cartográficos.

Evolución del componedor

Como la máquina de imprimir, el componedor era, en su origen, un artefacto muy tosco, y hasta mucho después de la invención de los tipos móviles no adquirió su última forma, sencilla, exacta y capaz de adaptarse a todas las medidas. Este antiguo componedor puede verse en un grabado de madera que representa la Danza Macabra, impreso en 1486.

Se desconoce quién fue el primer impresor que se sirvió de este artilugio. Lo mal justificado de las líneas y lo irregular de su espaciado hacen suponer que los primeros tipógrafos toman el tipo de la caja y lo colocaban directamente en una imperfecta galera.

Un siglo después de inventada la imprenta, en el establecimiento del impresor Plantín ya existía el componedor. Plantín, llamado "el rey de los impresores" se cuidó en perfeccionar y de crear elegantes tipos, pero no del componedor, que continuó siendo de madera con un tope fijo.

Es en 1796 cuando un modesto tipógrafo de Lyon, llamado Humberto Rey, inventó el de hierro con su corredera móvil que permite ajustarse a todas las medidas.

Raros ejemplares de la Biblia

Una Biblia en lengua hebraica y de un peso de 162 kilos se encuentra guardada en la Biblioteca Vaticana.

Allá por el año 1512 se formó una comisión de hebreos para intentar rescatar el citado libro, la cualofreció a cambio de él tanto oro como arrojase su peso, pero el Papa Julio II rechazó rotundamente la oferta.

El Papa Julio della Ròvere (1504-1513) fue el más grande del Renacimiento: reconquistó la Romagna, Perusa y Bolonia; llamó a Roma a Miguel Ángel y Bramante. Era, pues, muy natural que no quisiera privar a la Biblioteca Vaticana de tan preciado tesoro.

¿El libro más pequeño del mundo?

El miniaturista de la ciudad Novosibirsk, Vladimir Aniskin, creó el libro, al parecer, más pequeño del mundo. El tamaño del mismo es 88 veces menor al del tamaño del libro presentado por los japoneses en el año 2013 (registrado en el libro Guinness de los récords); a su vez, es 67 veces menos que el tamaño del libro hecho por maestros de Omsk (igualmente registrado en el libro Guinness).

Vladímir Aniskin, según su explicación, colocó diminutas placas de oro en el corte de un grano de adormidera. Las páginas de esta obra única pueden ser ojeadas con la ayuda de una delgadísima aguja metálica.

El autor del micro-libro señaló que lo más difícil fue colocar las páginas en las dos "espirales", concretamente en alambres de tungsteno, encorvados en forma de letra U. Las espirales se insertaron de antemano en los agujeros realizados en la placa del oro y fueron fijadas con pegamento después de que todas las páginas fueron sujetadas.

Vladímir Aniskin lleva trabajando en miniaturas desde el año 1998. 

Antigüedad del periódico

El diario alemán West Deutsche Zeitung, en un interesante artículo, trataba acerca de los periódicos aparecidos desde la antigüedad.

 Llama poderosamente la atención sobre los carteles, en los cuales en el año 49 a.C., Julio César ya daba a conocer en Roma sus decretos, programas teatrales, novedades del día, por medio de carteles colocados por toda la ciudad. Pero más de dos mil años antes ya había publicado la Gaceta de Pekín, manuscrita, muchos ejemplares. Se conservan todavía algunos de ellos. En el año 912, comenzó a aparecer el Isching Pao.

En 1718 vio la luz el diario Ausgesburguer Ardinari Zeitung; en 1784 apareció el primer periódico ilustrado y en 1849, en Alemania y Austria ya circulaban 1449 periódicos.


Creador de la prensa diaria en España

Fue el aragonés Francisco Mariano Nifo, que había nacido en Alcañiz (Teruel), el 10 de junio de 1719. Publicó el primer periódico, previa autorización del rey Fernando VII, en Madrid, el día 1 de febrero de 1757, con el título de Diario Noticioso, apareciendo un año después con la cabecera de Diario Noticioso Universal.


La Biblia del Diablo

El "Codex Gigas" ("Libro Grande" en latín), es también conocido como "Códice del diablo" o "Biblia del diablo". Es un antiguo manuscrito medieval creado a principios del siglo XIII sobre pergamino. Actualmente se encuentra en un magnífico estado de conservación. Fue escrito en latín por el monje Herman, un recluso del monasterio de Podlažice en Chrudim, en el centro de la actual República Checa, y fue considerado en su época como la "octava maravilla del mundo" debido a su impresionante tamaño, ya que con sus medidas de 92 x 50,5 x 22 cm es el manuscrito medieval más grande actualmente conocido. Su grosor es de 624 páginas, su peso de 75 kilos y está iluminado con tintas roja, azul, amarilla, verde y oro, tanto en mayúsculas capitales como en otras páginas.

Lo que puede hacerse con 26 letras

Las 26 letras del alfabeto pueden combinarse de 620.448.441.733.239.439.360.000 maneras distintas.

Se dice también que todos los habitantes de la Tierra no podrían, en mil millones de años, escribir todas las transposiciones de las 26 letras, aun suponiendo que cada uno escribiese cuarenta paginas diarias y que cada página tuviese cuarenta trasposiciones diferentes.


Las avispas, inventoras del papel de madera

Las avispas siempre andan buscando madera podrida para arrancar pedacitos con la boca, como si sacasen pequeñas virutas. El objeto de esta curiosa costumbre en estos insectos tiene cierta relación con una industria completamente diferente a la de la carpintería.

Como es sabido, la mayor parte del papel que hoy se emplea en el mundo, está fabricado con pasta de madera, si bien no ha sido este material el que siempre se ha usado en la manufactura papelera. Su aplicación constituye uno de los más grandes descubrimientos del siglo XX. Ahora bien, las avispas, sin embargo, conocían tal secreto muchos siglos antes y fabricaban este papel, pero nunca lo han utilizado para lo que el hombre lo utiliza, sino para construir sus viviendas.

La avispa, para hacer el papel, mastica las raspaduras de madera y mezclándolas con su saliva forma unas bolitas que transporta entre sus patas hasta el sitio elegido para instalar su casa. Una vez que el insecto ha reunido las suficientes bolitas de madera, se pone a trabajar con ellas hasta formar hojas de cartón delgado, pero muy resistentes, parecido al papel de estraza en el color y la consistencia. Con este material va luego confeccionando los tabiques de su nido. He aquí cómo la avispa ha sido la inventora del papel extraído de la madera.


Hablas como un libro

Esta frase, que suele emplearse con frecuencia, puede tener dos interpretaciones: la primera, referente a la veracidad de lo que se dice, aunque ciertamente no siempre el hombre ni todos los libros dicen la verdad, si bien el hombre es el culpable del engaño de lo que un papel impreso pueda decir.

La segunda interpretación puede referirse a que se habla tanto como un libro, y tratándose de gente corriente no se comete exageración, ateniéndonos a lo siguiente:

Una persona corriente pronuncia normalmente al día 18.000 palabras, que llenarían, poco más o menos, cincuenta y cuatro páginas de un libro en octavo. Esta cifra se convierte en sesenta y seis libros cada año. Y ello aunque sea analfabeto.