Bibliotecas famosas

TEBAS. La primera biblioteca que menciona la Historia se remonta a unos dieciocho siglos a.C. Es la de Osimandias, rey de Egipto, inatalada en el inmenso palacio de Tebas, en la que hizo poner en la puerta la admirable inscripción: "Tesoro de los remedios del alma"

*******************************************************************

Según Mander, sabio bibliófilo alemán, tenía la plena creencia que antes del Diluvio los hombres estaban bastante instruídos en todas las artes, y poseían ya blibliotecas.

********************************************************************

Tolomeo V, el Epifanes, rey de Egipto (años 205 al 181 a.C.), para que sus emuladores, los reyes de Pérgamo, no pudieran aventajarle, ni aun igualarle en su celo de multiplicar las bibliotecas, prohibió en todos los puertos de su reino embarcar papiro para parte alguna. Entonces, a falta de tan esecial materia para escribir los libros, hicieron "pergamino" (piel limpia de carnero, raída, adobada y estirada), llamada así por haberse inventado em Pérgamo.

********************************************************************

PÉRGAMO Y ALEJANDRÍA. Las primeras bibliotecas, verdaderamente tales, son las de Grecia; los libros estaban escritos sobre pergamino o papiro. Las bibliotecas griegas más célebres eran las de Pérgamo, fundada por el rey Atalo en el siglo III, a.C., y la de Alejandría, fundada por Tolomeo. Esta famosa biblioteca se aumentó con la de Aristóteles, y más tarde con la de Pérgamo, que Marco Antonio regaló a Cleopatra; dícese que esta última constaba de 700.000 volúmenes.

********************************************************************

NÍNIVE Y BABILONIA. Las colecciones más antiguas de que se tiene conocimiento son los textos sagrados, recogidos en las excavaciones hechas en Nínive y Babilonia, y consistentes en ladrillos. En Egipto y Judea se conservaban en los templos los libros sagrados.

********************************************************************

ROMA Y CONSTANTINOPLA. Las primeras bibliotecas públicas de Roma las fundó Augusto, o sea la Octaviana y la Palatina, compuestas de obras latinas y griegas. Desde entonces, todas las ciudades de una relativa importancia se honraron en tener una biblioteca. Trajano fundó la Ulpiana.

Constantino, dotó a Constantinopla de muchas bibliotecas, y, a la invasión de los bárbaros, desaparecieron casi completamente, quedando sumido el mundo, a causa de ello, en la ignorancia; los restos recogidos y conservados en los monasterios iban aumentando lentamente por el trabajo de los copistas, y gracias a los benedictinos se logró conservar la mayor parte de lo que ha llegado hasta nosotros.

********************************************************************

GRANDES BIBLIOTECAS DEL MUNDO

La Biblioteca Nacional de Portugal fue fundada en el año 1798 por la reina doña María.

La Preussische Staatsbibliothek de Berlín en Alemania, fundada por Federico Guillermo, cuenta con más de 2.500.000 de ejemplares.

La Biblioteca de Oxford (Inglaterra) fue fundada por Sir Tomas Bedley.

La Biblioteca de Viena (Austria) fue fundada por el emperador Maximiliano en el año 1480.

La Biblioteca Nacional de París, pública desde 1775, fue fundada por Carlos V y enriquecida por Luis XII.

Rusia es el país de Europa quie posee las bibliotecas más numerosas; la pública de San Petersburgo, 5.000.000 de libros; le sigue en importancia la de la Academia de la misma ciudad, con más de 4.500.000 de libros.

La Biblioteca Nacional de Madrid fue fundada en el año 1712 por Felipe V con las de los conventos suprimidos, y la traída por él de Francia, con más de 800.000 volúmenes, 40.000 manuscritos, 3.000 incunables, 100.000 grabados, 40.000 dibujos y unos 40.000 documentos. Esta Biblioteca posee una sala especial de Cervantes, dedicada a las ediciones y traducciones de sus obras, y en especial de El Quijote.