Bibliotecas famosas

TEBAS. La primera biblioteca que menciona la Historia se remonta a unos dieciocho siglos a.C. Es la de Osimandias, rey de Egipto, inatalada en el inmenso palacio de Tebas, en la que hizo poner en la puerta la admirable inscripción: "Tesoro de los remedios del alma"

*******************************************************************

Según Mander, sabio bibliófilo alemán, tenía la plena creencia que antes del Diluvio los hombres estaban bastante instruídos en todas las artes, y poseían ya blibliotecas.

********************************************************************

Tolomeo V, el Epifanes, rey de Egipto (años 205 al 181 a.C.), para que sus emuladores, los reyes de Pérgamo, no pudieran aventajarle, ni aun igualarle en su celo de multiplicar las bibliotecas, prohibió en todos los puertos de su reino embarcar papiro para parte alguna. Entonces, a falta de tan esecial materia para escribir los libros, hicieron "pergamino" (piel limpia de carnero, raída, adobada y estirada), llamada así por haberse inventado em Pérgamo.

********************************************************************

PÉRGAMO Y ALEJANDRÍA. Las primeras bibliotecas, verdaderamente tales, son las de Grecia; los libros estaban escritos sobre pergamino o papiro. Las bibliotecas griegas más célebres eran las de Pérgamo, fundada por el rey Atalo en el siglo III, a.C., y la de Alejandría, fundada por Tolomeo. Esta famosa biblioteca se aumentó con la de Aristóteles, y más tarde con la de Pérgamo, que Marco Antonio regaló a Cleopatra; dícese que esta última constaba de 700.000 volúmenes.

********************************************************************

NÍNIVE Y BABILONIA. Las colecciones más antiguas de que se tiene conocimiento son los textos sagrados, recogidos en las excavaciones hechas en Nínive y Babilonia, y consistentes en ladrillos. En Egipto y Judea se conservaban en los templos los libros sagrados.

********************************************************************

ROMA Y CONSTANTINOPLA. Las primeras bibliotecas públicas de Roma las fundó Augusto, o sea la Octaviana y la Palatina, compuestas de obras latinas y griegas. Desde entonces, todas las ciudades de una relativa importancia se honraron en tener una biblioteca. Trajano fundó la Ulpiana.

Constantino, dotó a Constantinopla de muchas bibliotecas, y, a la invasión de los bárbaros, desaparecieron casi completamente, quedando sumido el mundo, a causa de ello, en la ignorancia; los restos recogidos y conservados en los monasterios iban aumentando lentamente por el trabajo de los copistas, y gracias a los benedictinos se logró conservar la mayor parte de lo que ha llegado hasta nosotros.

********************************************************************

GRANDES BIBLIOTECAS DEL MUNDO

La Biblioteca Nacional de Portugal fue fundada en el año 1798 por la reina doña María.

La Preussische Staatsbibliothek de Berlín en Alemania, fundada por Federico Guillermo, cuenta con más de 2.500.000 de ejemplares.

La Biblioteca de Oxford (Inglaterra) fue fundada por Sir Tomas Bedley.

La Biblioteca de Viena (Austria) fue fundada por el emperador Maximiliano en el año 1480.

La Biblioteca Nacional de París, pública desde 1775, fue fundada por Carlos V y enriquecida por Luis XII.

Rusia es el país de Europa quie posee las bibliotecas más numerosas; la pública de San Petersburgo, 5.000.000 de libros; le sigue en importancia la de la Academia de la misma ciudad, con más de 4.500.000 de libros.

La Biblioteca Nacional de Madrid fue fundada en el año 1712 por Felipe V con las de los conventos suprimidos, y la traída por él de Francia, con más de 800.000 volúmenes, 40.000 manuscritos, 3.000 incunables, 100.000 grabados, 40.000 dibujos y unos 40.000 documentos. Esta Biblioteca posee una sala especial de Cervantes, dedicada a las ediciones y traducciones de sus obras, y en especial de El Quijote.




UNA GRAN Y NOBLE IDEA

En el año 1955, Jenaro Palacios Blanco, en la reunión de la Comisión Permanente de la Sección Económica que se celebró en Barcelona, hizo una proposición muy nueva y original, la cual tenía por objeto inculcar en España el amor al libro y a la lectura de las buenas obras literarias. Propuso se interesara a los Colegios de Arquitectos para que en todas las viviendas que se construyesen en lo sucesivo se hiciese en una habitación de cada apartamento unos estantes empotrados y que éstos fuesen rellenados con las obras más famosas de la literatura nacional y extranjera, que serían recargados en el precio del piso y vendidos con éste.

Tal genial idea tuvo tal acogida y aceptación que toda la prensa se hizo eco y ocupándose de la misma en varias ocasiones. El autor de la idea de estas bibliotecas pertenece a la dinastía de los Palacios y milita, como sus antecesores, en el campo de las Artes Gráficas. Desgraciadamente y como sabemos, su noble cruzada nunca se llevó a cabo


BIBLIOTECA DE ARTES GRÁFICAS

París cuenta con una excelente biblioteca de Artes Gráficas, en la que todos los profesionales gráficos pueden encontrar numerosas obras técnicas publicadas en varios idiomas.

Para que pueda ser visitada por los obreros de las imprentas y demás ramas gráficas, está abierta de martes a viernes de 19:00 a 22:00 y los domingos de 9:00 a 12:00. Los lunes permanece cerrada.


SAINT-BRIDE FOUNDATION

Este es el nombre del Museo del Libro de la ciudad de Londres, cuyo origen fue la donación de más de 2.400 volúmenes por parte del impresor inglés Guillermo Blades.

Su inauguración tuvo lugar el 20 de noviembre de 1893. Con el tiempo esta biblioteca se ha ido enriqueciendo con otros donativos, siendo los más notables la colección Talbot Baines Reed, compuesta de 2.000 volúmenes que tratan de la fundición de tipos, y obras raras impresas en la primera época del descubrimiento de Gutenberg; la colección Passmoore Edwards, rica en 4.000 obras sobre las Artes Gráficas, además de 10.000 folletos que tratan de todas las novedades del arte de la Imprenta. Se halla en el centro de la parte alta de la ciudad en donde radican la mayoría de las imprentas londinenses.